lunes, enero 01, 2007

El cruce de miradas, los gestos, las palabras, las insinuaciones. Toda clase de movimientos gestos y palabras con un unico fin, conseguir atraer a la otra persona de un modo que su lado más salvaje se suelte conmigo y me deje conocerla hasta en lo más profundo de su intimidad. Palabras, besos, caricias y abrazos. Manos que se pasean por todo tu cuerpo sin pararse por muy peligrosa que sea la zona. Nada nos detiene cuando se pone en marhca la fuerza del deseo, de la pasión desenfrenada. Cada calle, cada esquina, cada farola, cada portal es un habitaculo improvisado en el que podriamos hacernos el amor y perdernos para siempre. Finalmente llegamos a casa, extasiados y rendidos, pero pletoricos por una fuerza mucho mayor que cualquier otra conocida. Con avidez desmedida desvestimos nuestros cuerpos para ofrecerselos a nuestros labios, para permitirme que mi boca te lama, te succione, te chupe y te mordisquee esos suaves pezones. Tus gestos me dicen que a cada caricia mia tu cuerpo responde pidiendome más, una y otra vez disfrutando de los previos al acto más aún que del propio acto sexual. Es entonces cuando caemos tumbados en la cama, y uno sobre el otro procedemos a proporcionarnos placer estimulando el sexo del otro con la boca. Puedo notar como tu humedo sexo se abre y accede a mi lengua, como te genera un placer desmedido, mientras mi pene entra en tu caliente y humeda boca, que lo abraza, lo besa y lo come con una intensidad que me lleva lo más cerca del cielo que nunca estuve. Por eso ninguno de los dos pudo esperar a explotar de placer en la boca del otro. Por eso no pudimos para de hacernos el amor en toda la nochevieja. Espero que lo hayais pasado muy bien y que os haya gustado.

1 Comments:

Blogger Rita Peich said...

ya me hubiera gustado a mi, hijo mio .... las condiciones de contorno hicieron que me me decantase por el plan alternativo de dormirme delante de la tele ... apasionante ...

6:00 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home