jueves, junio 01, 2006


La cena se terció excitante. Carmen me miraba con ojos de deseo mientras cenabamos con la única compañia de unas velas y un buen par de platos de marisco fresco. Sus ojos brillaban a la luz de las velas como dos pequeñas centellas. Ciertamente estaba muy atractiva, con una camiseta con estampado llamativo, y un muy sugerente escote, que me sugirió que ella misma deseaba que sucediese algo. Asi fue que mientras cenabamos y brindabamos con champan a la luz de nuestra recién entablada amistad, no dejabamos de mirarnos con ojos sugerentes, ardientes a veces, profesandonos deseo con los labios sellados. Dos copas, tres, cuatro, y la conversación sube de tono. A la media hora Carmen ya esta sentada encima mio probando de mi mano el marisco, y dejando que le sirva otra copa. Bebemos y cogemos uvas de postre. A Carmen le encantan las uvas, las devora, yo sin embargo soy más pausado comiendolas. Empiezo a darselas tambíen a la boca. Primero con mi mano, suavemente ella se las come pasando sobre mis dedos sus suaves labios. Ahora yo me pongo una en mis labios y se la acerco. Su boca se posa sobre la mía y nuestros labios entran en contacto. Su lengua se introduce entre mis labios para retirar la uva, que desaparece, mientras nuestras lenguas no dejan de jugar entre sí. Con un beso apasionado que dura más de lo imaginable, damos por concluida la primera uva, de las muchas que comeremos esa noche de este modo. Dejamos la cena y abrazados como dos enamorados nos dirigimos a mi casa, besandonos con pasión cada vez más acelerados. Llegamos a casa y no la doy tiempo ni de pensarlo. Simplemente la agarro desde la entrada, y desnudandola con inusitada pasión, comienzo a perderme con mis manos por su cuerpo. Esos labios, ese cuello, mis manos perdiendose ahora por sus senos, bajo su ropa. Por fin logro notarla esos pezones que tan loco me han vuelto, y los atrapo entre mis dedos con firmeza. Nuestros labios se juntan una y otra vez, y ahora es ella la que me está desnudando a mí. Cuatro veces hicimos el amor hasta que la hora se le presentó tán tardía que aún no puedo saber que explicación dió en su casa. Recuerdo que a última hora, y despues de haber probado desde el suelo del pasillo, hasta el salón y la habitación, cuando Carmen se levanto desnuda para marcharse, no pude soportar la idea de no probarla y terminar a gusto, asique la agarre por sorpresa desde la cintura, y echandola nuevamente sobre la cama me puse sobre ella. Con su cabeza posada sobre la almohada, en una actitud inusitadamente sumisa para lo que ella era, le levante la cadera, dejandome a mi entera disposición un sexo que folle con pasión como pocas veces he hecho. Esa noche, a cada gemido suyo yo le pongo cara. Cuando hoy me cruce con ella por primera vez de nuevo(ayer no vino a trabajar), la note una mirada distinta a la de siempre. Se por sus ojos que quiere repetirlo, asique os tendré al tanto. Pero eso será otro dia, porque esta noche yo trabajare para alguien.

7 Comments:

Anonymous LoLa! said...

Te Felicito!! por lo que acabo de leer realmente la pasaron muy bien!.. espero que se repita !!besos!

3:37 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¡Chico, qué noche! lo que no sé es cómo pudiste levantarte para ir a trabajar, ella seguó que no pudo, por eso no fue. ¿Y ahora? Se percibe idilio a la vista.
Besos Chapi

12:47 p. m.  
Anonymous Rita said...

Si? Con quién trabajas anoche? No sería conmigo??? jajaja ... qué más quisiera yo ...

A ver esas crónicas, que lo de las uvas me ha gustado mucho y quiero más!

5:29 p. m.  
Blogger Salvaje27 said...

uff, no sé no sé. Lo que sí se percibe són más noches como esta. Espero que lo de está noche tambien os guste.

6:20 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Nice idea with this site its better than most of the rubbish I come across.
»

9:27 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Looks nice! Awesome content. Good job guys.
»

2:19 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

I find some information here.

10:32 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home