viernes, mayo 26, 2006


Esta noche acompaño a Enric a su local. Enric es otro compañero que se dedica a los espectaculos de striptease y como acompañante. Esta noche me a pedido que lo acompañe, pues tiene un compromiso muy especial. En la mesa que nos tiene reservada me acompañan otros dos conocidos y colegas de profesión. Marco y Hector, llevan esperandonos del orden de media hora y parecen impacientes por contarme a que se debe esta reunión. La explicación no se hace esperar. Mientras Enric marcha a camerinos a prepararse para una función a la que en principio no va a asistir demasiada gente, Marco me comenta que el motivo de que estemos reunidos los cuatro es una despedida de soltera. Por lo visto,a la futura esposa le acompañan una serie de amigas que decidieron, a la par que ponían escote, que como el futuro marido se habría de ir a un espectaculo similar de señoritas, ellas no serían menos. Con lo que no contaban era conque la que programo la asistencia a este club, tambien habia programado una cita para ella y su amiga con el Boy y otros tres Gígolos. El grupo de féminas en cuestión se encontraba ya bastante mermado(al parecer al local entraron siete amigas y ya solo quedaban cuatro), y espectantes ante la última funcion de mi amiggo Enric. No se hizo esperar, y Enric ejercio de Boy al más puro estilo, con pajarita y tanga desvistiendose poco a poco, y terminando por desnudarse delante de la futura esposa de alguien. No me hizo falta pensar mucho para saber quien era la amiga que nos había contratado. Se trataba de una mujer de unos cuarenta años, algo rellenita y con pecas, que lucia un atrevido vestido de noche, resaltando sus senos y sus piernas. Y lo advertí, porque en cuanto Enric se sento sobre la futura esposa, a esta mujer le falto tiempo para agarrar el miembro de mi colega y sopesarlo.
Terminó la función, entre aplausos más o menos generales, y nosotros permanecimos en la mesa que Enric nos asigno. Las ordenes eran no hacer nada hasta que llegase Enric y ellas nos llamasen. Enric llego y paso a saludar a la futura esposa y las amigas. Eramos cuatro para cuatro, pensé yo, ahora estaría perfecto. No fue así, Enric vino a nuestra mesa y nos pidio paciencia. Al poco rato, dos de las cuatro mujeres que se encontraban allí sentadas se levantaron y se marcharon tras terminar sus copas. No lo había distinguido, pero desde el momento que Enric vino a sentarse con nosotros, Lucía(pues así se llamaba la amiga) y Claudia no nos habían quitado ojo. Nos acercamos los cuatro a su mesa, y comenzamos a charlar. Yo me sente junto a Lucia, pues parecía la más habladora y decidida. Ella nos dijo que nos había contratado para que su amiga Claudia pudiese elegir por fin lo que ella se empeña en llamar un hombre que la descubriese los placeres que se perdía al casarse. Nosotros jugabamos a quitarle hierro al asunto, alegando que no somos más que nadie, y que lo único en lo que verdaderamente nos distinguimos es en el trato y quizas algo en el morbo, pero a la vez jugabamos a coquetear con ellas. Así, los seis nos levantamos no mucho tiempo despues y salimos del local en dirección a la vivienda de Lucía. Explicaros como fue la noche me resulta dificil incluso a mí mismo, porque me despierta un enorme morbo recordarlo. Claudia se metió en una habitacion de la casa y se quito el ridiculo disfraz de mujer polla que llevaba, mientras Lucía empezo a acaramelarse con Enric. El juego era bien simple, Claudia quería que fuesemos pasando uno por uno por su habitación, mientras tanto Lucía daba buena cuenta de nosotros tambien desde fuera. Nos hicieron poner en fila, y desnudarnos ante ellas. A cada prenda que caía le acompañaba un sentido um, seguido de toda clase de piropos subidos de tono. Nos miraron detenidamente uno por uno una vez estuvimos desnudos, y Claudia me eligió para comenzar. Así, entre con ella en la habitación, Claudia luciendo apenas un sosten blanco de aros y un tanga beige. Se quito el sosten, y por un momento pensé en la suerte que tendría el marido en tener una mujer tan morbosa. Me tumbó en la cama, y comenzo a comerme el miembro mientras yo la observaba con el cuello inclinado. "Ahora quiero que me lo comas tú", me dijo, y yo accedí. "Comemelo bien, que tengo que estar preparada para que me folleis los cuatro, y despues de ti dudo que ninguno quiera chuparmelo". Podría haberle dicho que en eso no habría problema, pero me lo callé y decidí darla un trato ejemplar con mi lengua. Besandola sobre el tanga, acariciandolo suavemente con mi lengua, humedeciendolo desde la fina capa de tela que lo recubría, observé que Claudia gemía de placer a cada movimiento de mi lengua. Procedi a quitarla el tanga, con suavidad, pero ella no quería, y se lo quito de un golpe rapido. "Comeme así, como estabas haciendo" me dijo. Y yo asentí, obedeciendola y preguntandola cada poco si le gustaba. Sus respuestas apenas eran gemidos, y del otro lado se escuchaban los cada vez más prominentes gemidos y jadeos de Lucía y Enric. Tras unos minutos en los que su sexo se iba deshaciendo ante mi boca, Claudia se iba deshinibiendo cada vez más, hasta que acabo por decirme: "ahora, quiero que me folles ahora, por favor". Sú por favor me sonó raro, despues de escuchar la determinación con la que esa noche estaban haciendolo todo, pero lo tomé como una muestra de placer por su parte. Estaba tan sensible, que hasta me lo pide por favor, porque lo necesita. Me acerque a ella, y ahora si con suavidad, me preste a introducirme en ella penetrandola. Su sexo era cliente y humedo, una sensación de abrazo me recorrio, a la vez que la escuchaba gemir a medida que mi pene la cedía con suavidad desde su interior. Me recreé en la parte más externa de su sexo, haciendo pequeños giros y ligeros movimientos de pelvis. Si de verdad Claudia tenía pensado acostarse con los cuatro, lo que mejor la vendría sería que de principio su sexo se ensanchase al máximo, para evitar que los roces terminasen por producirla dolor. Los giros de mi sexo en el suyo la estremecían, la ocasionaban autenticos estertores de placer. Cuando por fin la noté especialmente accesible, me introduje en ella con suavidad. Cada milimetro que la penetraba iba notando como se abria, en una mezcla de calor y humedad, como si fuesen dos labios que me comen y a la vez me abrazan sensualmente. Claudia se aferro a los hierros de la cama, dejandome sus senos a la altura de mis labios, momento en el que noté la más que prominente erección de sus pezones. Claudia subía y descendia sobre mí acompasadamente, manteniendo un ritmo relajado pero sumamente placentero. Cuando hubo pasado unos minutos de suave penetración comenzó a acelerar el ritmo. Sus senos botavan ahora con más rapidez, casí golpeandose, y su cuerpo subía y descendia sobre mí, apretandose en cada movimiento. Cuando la notaba que paraba el ritmo por cansancio, yo la levantaba suavemente con mis caderas y giraba dentro de ella, produciendola un escalofrio desde dentro. Su cara estaba descompuesta cada vez que se sentaba sobre mí, o cada vez que yo giraba sobre ella. Se había abandonado al placer, asique decidí llevarla hasta el final. La cogi de las muñecas, y la gire sobre la cama, me situe sobe ella, sin dejar caer mi peso y puse sus manos en mi espalda. Me aprete contra ella, hasta notar cuanto de mí era suficiente en su interior y comenze a penetrarla cada vez más deprisa. Acabamos de un modo frenético, propinando unos empellones salvajes que Claudia acompañaba con gritos y gemidos cada vez más altos. En uno de ellos la note especialmente callada, y despues vino el terremoto. Un orgasmo la hizo sucumbir brutalmente, agitandose aún sin fuerzas, de un modo salvaje, conmigo dentro recibiendola. Yo proseguía cada vez más hinchado, de modo que eyacule dentro del preservativo, y dentro de ella, para que me sintiese mientras orgasmaba. Se aferro a mi el casi medio minuto que pareció durarla el orgasmo, apretandome y susurrandome cosas inconexas. Ya puedes irte, me dijo, tras relajarse un poco y darme un beso en los labios. Llama al siguiente, y dile por favor que se esmere tanto como tú, que esto no lo olvidare.
Lo que sucedio cuando salí de la habitación os lo contare en el siguiente post. Espero que os guste...

8 Comments:

Anonymous Rita said...

vaya... qué estimulante texto, querido ... dime, quién de los cuatros sos vos?

te eché de menos, tanto tiempo sin ti y sin tu post ...

3:11 p. m.  
Blogger Salvaje27 said...

Ya lo siento Rita, dime quien crees tú que soy yo?? Estos dias retomare mi labor con aún mayor dedicación.

1:26 p. m.  
Anonymous Rita said...

Creo que eres el segundo por la izquierda ... aunque me conformaría con cualquiera :-)

Se te notó ocupado... eso está bien (supongo) pero no te olvides de tu parroquia (valga la blasfemia) :-O

Besitos dominicales!

2:45 p. m.  
Blogger Salvaje27 said...

Nunca dejaría de lado a mí parroquia, sobre todo teniendo en cuenta la suerte de fieles que tengo, que no me merezco. Tienes un ojo clínico Rita, la próxima fotografía que ponga será dedicada a ti ok?
Besos Profundos

2:53 p. m.  
Anonymous Rita said...

valeeee !!! ole mi niyno!
muak, muak

4:41 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

I really enjoyed looking at your site, I found it very helpful indeed, keep up the good work.
»

9:27 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Very best site. Keep working. Will return in the near future.
»

2:19 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

I find some information here.

10:32 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home